¿Por qué la legislación de registros de diseños industriales en Colombia debe modificarse para interfaces gráficas de productos digitales?

El desarrollo de software y aplicaciones, es actualmente una de las industrias con mayor y más alto crecimiento, tanto en Colombia como en el mundo.

Innumerables empresas de desarrollo trabajan día a día generando productos cada vez mejores e innovadores. Para que la innovación y la relación del producto con el usuario se mantengan vivas y relevantes, estas compañías generan múltiples diseños de interfaces gráficas (GUI´s) en un mismo producto, cuya propiedad intelectual puede protegerse vía diseños industriales.

Un registro de diseño industrial protege únicamente los aspectos ornamentales de un producto, es decir, sus elementos estéticos. En Colombia, el trámite de registro de diseños industriales no contempla un examen de fondo, por ejemplo para la verificación de novedad y distintividad (de acuerdo con una decisión reciente del Tribunal Andino de Justicia), sino simplemente el cumplimiento de requisitos formales y que el objeto no esté exceptuado de protección por la ley.

En el caso de los productos digitales, tipo software o aplicaciones, se busca proteger por medio de diseños industriales la interfaz gráfica o las características específicas que sobresalen en su estética.

Por ejemplo, imaginemos que una compañía diseña un menú dinámico muy atractivo visualmente y sobre todo representativo estéticamente del producto, donde este menú dinámico pueda tener hasta ocho estados diferentes de visualización. Es claro que en este caso, se trata de un único producto, derivado del mismo desarrollo, siendo necesario que la protección abarque todos los diferentes estados de visualización, de manera que dicho menú esté íntegramente protegido y se evite la copia de un posible competidor.

En los Estados Unidos, por ejemplo, la práctica de la Oficina de Patentes contempla y entiende que estas distintas visualizaciones corresponden a un mismo producto y permite la protección conjunta de los diferentes estados de visualización, en una misma patente de diseño. Sin embargo, de acuerdo con la práctica actual colombiana, para un ejemplo como el anterior, se requeriría la presentación de 8 solicitudes individuales, una para cada estado de visualización del menú dinámico, a pesar de tratarse un mismo producto. En la práctica actual colombiana sólo se permite incluir una modalidad por registro, situación entendible para diseños que protegen objetos tridimensionales, donde una variación genera un objeto con forma completamente distinta (o por lo menos con diferencias secundarias), pero al tratarse de interfaces de software, el mismo objeto, esto es, el mismo producto digital, puede tener múltiples estados de visualización, eso sí, sin pretender ser modalidades diferentes.

Las implicaciones de tener que presentar ocho solicitudes de registro separadas y diferentes, se reflejan en un aumento significativo de costos legales, y complejidades de trámites a nivel operativo, además de dificultar la detección de posibles infractores de los productos protegidos. Así, la multiplicación de estos registros crea una barrera para actores en el mercado que pretenden gestionar una protección para sus interfaces gráficas de una manera ágil y sencilla. 

Un ejemplo internacional muy sonado fue el caso interpuesto por Apple contra Samsung, en relación con la protección de un el elemento gráfico para el desbloqueo del iPhone (USD675639S1), concluyendo en 2016 cuando la Corte Suprema de los Estados Unidos obligó al demandado a pagar $539 millones de dólares. El documento en cuestión se trata de un botón deslizante que tiene varios estados de visualización. Al estar protegido en todos sus estados gráficos por un único derecho de diseño industrial, es claro que se trata de un único producto, esto es, el mismo diseño y no diferentes modalidades (o diferentes objetos).  Ahora bien, este ejemplo si lo traemos al caso colombiano, obligaría al titular a dividir los diferentes estados de visualización en registros diferentes, perdiendo la noción de que se trata del mismo producto y facilitando la evasión de infracción como un todo. Los diferentes estados de visualización son conceptos claves en el desarrollo de productos digitales.

Esta restricción en Colombia implica que empresas emergentes de productos digitales encuentren muy limitado el alcance de protección y prefieran buscar diferentes alternativas a los registros de diseños industriales.

Por lo tanto, es importante considerar la modificación y actualización de la práctica de registro de diseños industriales para interfaces gráficas en Colombia, con el fin de proporcionar a las empresas los beneficios reales de esta categoría de protección de Propiedad Intelectual.

Escrito por:

Alejandro Moure
Coordinador de LegalDesing
Alexander Agudelo
Alexander Agudelo
Director del Departamento de Patentes de OlarteMoure