Juez estadounidense considera que una de las canciones de Taylor Swift carece de originalidad y creatividad