Día del Músico vs La Piratería. Lo que nunca le contaron acerca de esto

dia del musico

¿A quién no le agrada una bella canción, a quién no se le revitaliza el alma al escuchar su tema favorito?

Todos los 22 de Noviembre desde hace más de 100 años, a lo que respecta al continente americano, se celebra el día del músico, fecha en la que se conmemora a Santa Cecilia, patrona de estos grandes artistas.

Pero como todo en la vida, no hay dicha completa, existe un flagelo que aunque se crea reciente, siempre ha acompañado a los virtuosos de la melodía, y esta es la piratería en la música.

Los primeros datos que conocemos acerca de la piratería en la música se remontan a principios del siglo XX, si señores hace tanto tiempo, resulta que en esa época el parlamento británico tuvo que aprobar una ley que buscaba frenar a las pandillas dedicadas a copiar partituras para luego revenderlas a mitad de precio en el mercado negro, esta situación llego a tanto que muchos músicos de la época llegarán a condiciones de pobreza.

Sin embargo, la piratería en la música alcanzo su época de máximo esplendor con la llegada de la era digital, es bien conocido por todos y sobre todo por los músicos el arribo de un programa creado en los Estados Unidos y conocido como Napster, todo debido a que permitía que miles de usuarios pudieran compartir sus archivos en formato MP3, sin tener en cuenta las leyes de derechos de autor.

La presión de la Recording Industry Association of America, RIAA (Representante de las discográficas) sumado a las acciones legales de grupos y artistas como Metallica o Dr. Dre, hicieron que Napster cerrara en 2001 debido a las innumerables sanciones.

Algunos dirán que Napster democratizo la música, muchos se alegraban de gozar de su canción favorita sin tener que comprar el disco completo, aunque respetables estas ideas, están un poco fuera de la ley, tanto Napster como algunas otras páginas afectaron gravemente a la industria de la música, estas plataformas generaron que la venta de discos disminuyera a puntos críticos frente a las ventas previstas por los sellos discográficos, tal y como lo muestra nuestra siguiente gráfica:

grafica napster

MODELO FREEMIUM DE MÚSICA EN LÍNEA

A mediados de 2009, toman auge en el mercado compañías dedicadas a la reproducción de música vía streaming como Spotify o Deezer, esta vez de manera legal, estas aplicaciones permiten a los usuarios compartir y reproducir música sin infringir derechos de autor.

Informes sobre hábitos de consumo en la Unión Europea indican que desde la llegada de estas plataformas las descargas ilegales han disminuido más de un 25%, además un estudio del área de investigación de la comisión europea estimo que por cada 47 reproducciones vía Spotify se evitaba una descarga ilegal. Esto generó un boom, hoy en día todos los músicos tienen sus álbumes en el repertorio de estos formatos.

Parece que la solución a la piratería fue dar al consumidor vías accesibles para que este actúe dentro de la legalidad respetando los derechos de autor y la propiedad intelectual.