Conferencia Internacional de la OCDE 2021 – El Mercado de los Consumidores del futuro

conferencia

Como resultado de la creciente globalización y digitalización de los mercados, tanto las políticas de protección del consumidor, como el papel que tienen los actores involucrados, han cambiado para siempre. Es por esta razón que, ahora más que nunca, se hace necesario plantear nuevas discusiones sobre cuál es la mejor forma de proteger a los consumidores en la era digital, y de esa forma generar parámetros hacia decisiones de consumo más sostenibles y responsables.

Durante los días 15, 16 y 17 de junio, OlarteMoure tuvo el privilegio de asistir a la Conferencia Internacional de la OCDE sobre el Mercado de los Consumidores del futuro. Este evento contó con la participación de autoridades gubernamentales, representantes empresariales, expertos y observadores de más de 30 países, y se dividió en 7 paneles moderados sobre temas relacionados a la protección del consumidor en los contextos digitales.

El evento tenía como finalidad celebrar los 50 años de la política de protección al consumidor de la OCDE y permitir a los participantes e invitados reflexionar sobre los cambios que se han presentado en el comercio desde 1970 y los que se vendrán a futuro.

A continuación, encontrarán un breve reportaje producto de la asistencia de OlarteMoure sobre los puntos principales que fueron abordados en los diferentes paneles de discusión del evento, así como sus conclusiones:

1. Los retos del marketplace del futuro (hoy)

Para los conferencistas, la creciente adopción del e-commerce en el mundo, propulsada por las dinámicas adquiridas durante la pandemia del Covid 19, deja entrever los riesgos que tiene el comercio electrónico en: (i) materia de veracidad de la información; (ii) autonomía de las decisiones del consumo y; (iii) libertad de competencia. Existió un consenso generalizado, entre los intervinientes de las 3 fechas, en que los sistemas regulatorios nacionales e internacionales actuales son insuficientes para hacerle frente a este fenómeno.

1.1. En lo relativo a la veracidad de la información, los invitados destacaron la importancia de que los marketplaces y reguladores garanticen que los bienes y servicios ofrecidos electrónicamente sean reales y que la información proporcionada sea cierta.

Por ejemplo, en los paneles del 15 de junio, se hizo especial énfasis en los engaños y fraudes electrónicos, así como en las asimetrías de información que se amplifican en estas relaciones de consumo virtuales. Se cuestionó la viabilidad de hacer responsable a las plataformas de comercio por fallar en sus deberes de autenticación y validación de los actores intervinientes y se destacó la importancia de que existan procedimientos adecuados para proteger al consumidor promedio y, en especial, al consumidor vulnerable, frente a posibles situaciones de fraude.

1.2. En materia de autonomía de las decisiones, por otro lado, se discutió sobre la manera en que las nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial (en adelante “AI”) y el internet de las cosas (“IoT”), cambiaban la forma en que se presentaba el contenido al consumidor. Por ejemplo, se mencionó cómo la publicidad alimentada por datos personalizados, al igual que la creación de patrones “oscuros” (dark patterns), afecta el libre ejercicio de elección de un comprador al punto en que puede verse como un “vicio” o una “manipulación”. La discusión fue ampliada el 17 de junio, cuando se explicaron los sesgos producidos por las promociones personalizadas y la “arquitectura” de toma de decisiones online.

Aunque para este punto los paneles del 15 y 17 de junio no decantaron una posible solución, sí manifestaron que resultaría útil imponer una regulación específica a las publicidades que se nutren de AI con el objetivo de delimitar los deberes en materia de divulgación e información que les serían aplicables. El debate quedó abierto y, a juicio de OlarteMoure, pone sobre la mesa un problema que más tarde que temprano deberá desarrollarse en distintas partes del mundo.

1.3. Por último, de cara a la falta de libre competencia, la Conferencia permitió cuestionar la dependencia que tienen muchos oferentes y consumidores de las plataformas de “contacto” electrónico. Rebecca Slaughter, representante de la Comisión Federal del Comercio de Estados Unidos (FTC), manifestó lo difícil que ha resultado garantizar la transparencia y competitividad del e-commerce, cuando grandes intermediarios como Amazon, obran en calidad de “gatekeepers”, de oferentes de productos propios y de receptores de datos de preferencias y comportamiento del target. Slaughter enfatizó en que esto no sólo perjudicaba los precios de los productos del consumidor, sino que también ponía a los demás competidores en una situación de desigualdad. Esta idea luego fue complementada por Christian Kastrop, Secretario de Estado del Ministerio Federal de Justicia y Protección del Consumidor de Alemania, quien recordó que el markup de ventas (el fee adicional al costo marginal) venía aumentando sustancialmente desde el 2002.

2. Las posibles soluciones

Cómo puede valorarse del resumen realizado, la mayoría de los retos mencionados demandan, para su solución, la implementación de un marco legal especializado y actualizado en las dinámicas digitales.

No obstante, consideramos que vale la pena mencionar, como complemento a este punto, propuestas que se desarrollaron en la Conferencia tales como:

a. Desarrollar herramientas digitales gubernamentales o privadas que permitieran conducir investigaciones online y realizar veeduría de la aplicación de la Ley en tiempo real.
b. Implementar un “impuesto digital” para ciertos actores.
c. Generar una política de seguridad de los productos cuyos riesgos se pueden materializar después de un uso prolongado, tales como aquellos con IoT o AI (hacking, software defectuoso, etc.).

Para mayor información, pueden acceder a los distintos paneles de discusión referidos en el presente artículo aquí.

Escrito por:

DSL

Santiago Lombana
Líder Competencia y Consumo