Regulatorio: Chile | Estudio revela que Ley de Alimentos no tiene efectos importantes en el consumo de chocolates ni golosinas

La Ley de alimentos, fue promulgada en Chile en 2015 y entró en vigencia en 2016, esta ley busca entregar información más clara y comprensible a los consumidores sobre el aporte nutricional de los alimentos. En consecuencia de ello se introdujo en los empaques la advertencia de “Alto en”, para que el consumidor tenga conocimiento de cuando los productos tienen ingredientes adicionados.

Dos años después de su promulgación, la Universidad de Chile, realizó una investigación denominada “EFECTOS DEL ETIQUETADO DE ALIMENTOS EN EL COMPORTAMIENTO DE LOS CONSUMIDORES“. Esta tesis investiga cómo la incorporación de este tipo de etiquetas puede modificar las elecciones de los consumidores. Para ello, se analizan los cambios realizados durante el año 2016 a la regulación de alimentos envasados en Chile, la que obliga a los productos altos en calorías, azúcares, grasas saturadas o sodio a llevar etiquetas negras en forma de  aviso de “pare”. El estudio se realiza en colaboración con una cadena de supermercados de Chile y mide a través de los tickets de compra el gasto en productos de las categorías Yogurts, Postres, Cereales, Galletas, Chocolates, Snacks, Bebidas y Jugos, además de categorías no tratadas como Frutas-Verduras, Agua y Panadería.

Los resultados de la investigación mostraron que la Ley genera una disminución en el gasto en productos con etiqueta que varía aproximadamente entre un 15% y 31% en Chocolates-Golosinas, Snacks y Bebidas. En Jugos, las etiquetas impuestas por la Ley generaron una disminución del consumo de productos etiquetados entre un 17% y 60%. Por otra parte, el impacto sobre el gasto en productos que terminan siendo etiquetados pero que al momento de la compra podrían o no tener etiqueta, varía entre un 3% y un 21% para Snacks, Bebidas y Jugos, mientras que en Chocolates-Golosinas no se encuentra efecto significativo, pues tampoco había muchas opciones importantes sin etiquetado.[1]

Carlos Noton, investigador del Instituto Milenio MIPP señaló que para el consumidor es más fácil elegir un producto cuando puede compararlo con otros en el mercado e identificar lo dañino que este podría ser para su salud.

[1] Sebastián Andrés, Araya Aburto; Efectos del etiquetado de alimentos en el comportamiento de los consumidores; pp 30